¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

4 claves sobre implantes dentales

El implante está compuesto por la fijación implantológica, -que es la parte que queda bajo la encía-, el pilar transepitelial, -la parte que sobresale de la encía-, y la corona o prótesis que recubre el pilar y es lo que finalmente queda a la vista.

Antes de colocarte un implante…

Pide que te expliquen claramente el tratamiento, los pasos y el presupuesto: Los expertos desaconsejan realizar ningún tipo de blanqueamiento si no existe un diagnóstico previo en cuanto a etiología, estado general y bucal del paciente, con una valoración apropiada por parte de un odontólogo sobre las posibles indicaciones o contraindicaciones.
Exige que sea un profesional acreditado el que manipule personalmente las prótesis dentales en tu boca: Aunque hay otros profesionales implicados en tu tratamiento, y es importante que exista una buena compenetración entre el dentista y el técnico en prótesis.

Desconfía de tratamientos muy baratos porque pueden esconder mala calidad o incluso un riesgo para la salud: El material utilizado en el tratamiento con implantes es de avanzada tecnología, puesto que debe integrarse con el resto de los tejidos de la boca, y tiene un coste elevado. Los precios excesivamente bajos pueden implicar que no se está utilizando material adecuado.

No creas en los tratamientos garantizados de por vida, ni tus propios dientes cuentan con esa garantía: Los implantes osteointegrados realizados con un material adecuado y por un dentista cualificado tienen un alto grado de fiabilidad. De hecho a los 15 años más del 90% de los implantes colocados en el maxilar superior y en la mandíbula sigue funcionando. Sin embargo no es posible garantizar un tratamiento para siempre como prometen algunas ofertas.

Presta especial atención a tu higiene bucal: Una correcta higiene dental es uno de los factores determinantes para el éxito del implante.

 

GINGIVITIS

 

   

La gingivitis es una de las afecciones más comunes en las consultas de los dentistas. Se caracteriza por enrojecimiento, inflamación y sangrado de las encías. En la consulta es de fácil detección al observarse sangrado al sondaje periodontal, explorando el surco, y al no observar bolsa periodontal.

La caries y la gingivitis son las dos enfermedades infecciosas bucales más prevalentes en las consultas, presente la primera hasta en un 90% de los pacientes en edad adulta, y la segunda entre el 50 y el 60% de las personas.

Su formación se debe a la aparición de biofilm y la consiguiente proliferación de bacterias de modo incontrolado. Las células de defensa, los neutrófilos, proliferan y luchan contra el biofilm, pero si no son capaces de eliminarlo la respuesta inflamatoria se cronifica y puede acabar dañando los tejidos.

La gingivitis es una señal de alarma antes de que avance hacia patologías más graves.

En este punto, si no eliminamos mecánica o químicamente ese biofilm, nuestro sistema de defensa puede acabar por no eliminar la gingivitis, una afección que si avanza se deriva en la destrucción de los tejidos periodontales y la aparición de la periodontitis. Así pues, la gingivitis es una señal de alarma antes de que avance hacia patologías más graves.

Prevención

Los profesionales sanitarios tienen la oportunidad de prevenir el avance de estas enfermedades a través de una adecuada educación en higiene bucal, mostrando en consulta el porqué de la aparición de la gingivitis y su tratamiento.

La utilización de tintes biológicos, como la eritrosina, es muy útil, ya que muestra al paciente dónde hay más placa bacteriana. Cuando aparece el biofilm, este no solo se expande por una inadecuada higiene bucal, sino que, además, el paciente entra en un círculo vicioso en el que el dolor asociado a la inflamación de las encías y un mayor surco gingival dificultan, a su vez, la higiene bucal.

Tratamiento

Una vez aparece la gingivitis, el tratamiento debe comenzar con la eliminación de las bacterias que lo causan. Para ello se realiza una higiene profesional supragingival y de la zona del surco. Tras esa fase es cuando es necesario enseñar al paciente cómo controlar el biofilm desde cero, explicándole cómo prevenirlo.

La principal arma es la eliminación mecánica del biofilm por medio del cepillado diario, ya sea con un cepillo manual o con uno eléctrico. Su uso debe realizarse de manera adecuada, un mínimo de 2 minutos, y sin miedo a acercar el cabezal al margen de las encías para eliminar la placa.

A pesar de la efectividad de los cepillos, las zonas interdentales siguen siendo el punto débil de la higiene bucal. Por ello, el uso de la seda o de cepillos interproximales es imprescindible para prevenir y controlar la gingivitis. Junto con el uso de cepillos y seda o cepillos interdentales se deben utilizar pastas dentífricas y colutorios para completar la higiene.

Las pastas son el mejor vehículo para aplicar agentes químicos, ya que actúan de forma simultánea a la eliminación mecánica del biofilm. Pero no todas las pastas son iguales: según qué principio activo lleve así de eficaz se mostrará.

Por lo que respecta a los colutorios, como ocurre con las pastas, no todos son iguales. El componente estrella antiplaca sigue siendo la clorhexidina, un agente antibacteriano muy eficaz, capaz de penetrar dentro del biofilm pero que hay que utilizar de manera adecuada al tener un efecto secundario, que es la tinción de los dientes que no se limpian adecuadamente.

Con menor eficacia antibacteriana estarían los colutorios con aceites esenciales y los que contienen cloruro de cetilpiridinio.

Es importante destacar que los enjuagues no eximen el trabajo de eliminación mecánica a través de los cepillos dentales, interdentales o del hilo. No son sustitutos y no curaremos la gingivitis sin una higiene interdental adecuada.

La principal conclusión es que la gingivitis supone una señal de alarma de que existe un problema en las encías. Por ello, la educación en higiene dental es la mejor forma para su tratamiento y prevención. Esta higiene pasa por un buen control mecánico del biofilm, con la ayuda del cepillo dental y de los cepillos interproximales  y/o la seda, además de la utilización de agentes químicos en forma de pasta o colutorios.

Fuente

II Simposio SEPA-Dentaid. Ponencia Dra. Mara Escribano

¿Es Seguro Ir al Dentista Durante el Embarazo?


Entre visitas al doctor, viajes al hospital y preparar el cuarto del bebé, no dejes que las visitas al dentista se queden fuera de tu lista de cosas por hacer antes de la llegada del bebé. Un chequeo durante el embarazo es seguro e importante para tu salud dental. No sólo pueden hacerte limpiezas e intervenciones como empastes antes de que nazca el bebé, también tu dentista puede ayudarte con cualquier síntoma dental relacionado con el embarazo que puedas estar teniendo.

Tanto la Asociación Dental Americana, como el Congreso Americano de Tocólogos y Ginecólogos y la Academia Americana de Pediatría animan a las mujeres a buscar atención dental durante el embarazo.  “Es un período crucial en la vida de una mujer y mantener una buena salud oral está directamente relacionado con la buena salud general”, dice Aharon Hagai, Doctor en Cirugía Dental.

Estas son algunas preocupaciones de las mujeres sobre las visitas al dentista durante el embarazo.

¿Cuándo le digo a mi Dentista que Estoy Embarazada?

Incluso si solamente piensas que podrías estar embarazada, hazlo saber a la consulta dental. Diles de cuánto tiempo estás cuando conciertes la cita. También dile a tu dentista qué medicamentos estás tomando o si tu medico te ha dado algún consejo especial. Si tu embarazo es de alto riesgo o si tienes ciertas enfermedades, tu dentista y tu medico podrían recomendarte posponer algunos tratamientos.

¿Cómo Puede el Embarazo Afectar mi Boca?

Aunque muchas mujeres no tienen incomodidad en los dientes durante los nueve meses, el embarazo puede empeorar algunas enfermedades, o crear otras nuevas. Los chequeos regulares y los buenos hábitos de salud oral pueden contribuir a mantenerte sana a ti y al bebé.

Gingivitis del Embarazo
Tu boca puede ser afectada por cambios hormonales que experimentarás en el embarazo. Por ejemplo, algunas mujeres desarrollan la llamada “gingivitis del embarazo”, una inflamación de las encías que puede causar hinchazón y dolor. Tus encías también podrían sangrar un poco cuando te cepillas o usas la seda dental. Si se deja sin tratar, la gingivitis puede conducir a enfermedades de las encías más serias. Tu dentista podría recomendarte limpiezas más frecuentes para prevenir esto.

Mayor Riesgo de Caries
Las mujeres embarazadas son más propensas a la caries por varias razones. Si estás comiendo más carbohidratos de lo habitual, esto puede causarte caries. Las náuseas matutinas pueden aumentar la cantidad de ácidos a la que está expuesta tu boca, lo que puede corroer el esmalte.  

Cepillarse dos veces al día y usar la seda dental a diario también puede dejarse de lado durante el embarazo por muchas razones, incluyendo náuseas matutinas, ganas de vomitar más frecuentes, encías que duelen y cansancio. Es especialmente importante mantener tu rutina, ya que unos hábitos pobres durante el embarazo han sido asociados con el parto prematuro, restricción del crecimiento intrauterino, diabetes estacional y preeclampsia. 

Leer más:¿Es Seguro Ir al Dentista Durante el Embarazo?

¿Qué pasa en nuestra boca cuando envejecemos?

Si bien antes se asociaba la imagen de una persona mayor con la de un desdentado, hoy en día son las prótesis dentales la característica más común entre la tercera edad. Sin embargo, es importante señalar que siguiendo una buena salud bucal a lo largo de toda nuestra vida, las consecuencias del envejecimiento podrían ser el oscurecimiento y el desgaste de los dientes.

El sistema estomatogmático:
Nuestra boca, está formada por los dientes, los tejidos periodontales, la mucosa oral, las glándulas salivales, el sistema neuromuscular, los maxilares y la articulación temporo-mandibular. Los cambios que se producen en estas estructuras muchas veces son adaptativos, debidos al envejecimiento del organismo, y no tienen por qué ser patológicos.

Con los años nuestros tejidos dentales sufren transformaciones debido al envejecimiento a diferentes niveles:

– El esmalte presenta una apariencia opaca, dando como resultado un diente más amarillo y menos transparente con presencia de grietas y fisuras, etc.
– El cemento aumenta de grosor, a veces hasta triplicarse en personas muy mayores.
– En la dentina se producen cambios como disminución de la sensibilidad dental.
– El volumen pulpar decrece, con el paso de los años se vuelve más vulnerable y menos sensible a los estímulos externos.

Si no es por la presencia de una caries, la destrucción de dientes puede deberse a la atricción (pérdida de sustancia dental debido al contacto del diente con otro diente); la abrasión (desgaste dental patológico causado por la fricción de un cuerpo externo, como un cepillado abrasivo); la erosión (pérdida de tejido dental duro causada por un proceso químico); y la abfracción (fenómeno que se produce en el límite vestibular amelocementario de dientes posteriores).
En cuanto al tejido periodontal, no hay evidencias científicas de que con la edad se produzcan cambios, siempre y cuando se realice un control de la placa bacteriana (biofilm oral).

La edad no influye en:


Si bien nuestra función masticatoria se ve muy afectada por la pérdida de dientes, así como por el hecho de llevar una prótesis completa, es difícil demostrar que la edad influya en la función masticatoria.

En cuanto a la mucosa, los cambios serán similares a los que se producen en la piel: pérdida de elasticidad y una disminución del espesor de los tejidos, pero es difícil saber si es por el envejecimiento o por deficiencias nutricionales o tratamientos farmacológicos. Si la persona lleva prótesis, las consecuencias en la mucosa pueden ser irritación, acumulación de placa y reacciones alérgicas.

Tampoco hay evidencia de que con los años disminuya la cantidad de papilas gustativas, ni hay evidencia que la sensibilidad gustativa decrezca por el paso de los años.
Si bien entre la gente mayor encontramos una alta incidencia de xerostomía (boca seca), esta se debe en un 99% a patologías sistémicas y a la medicación. Los trabajos publicados parecen dejar claro que la cantidad de saliva producida por las glándulas salivales mayores permanece igual con los años. Además, la xerostomía, a su vez, propicia la aparición de caries y enfermedad periodontal.
Para una adaptación al envejecimiento bucodental, se debe mantener una correcta higiene oral, visitas periódicas al odontólogo y estilos de vida correctos.

¿Cuáles son los signos de la enfermedad periodontal (de las encías)?



Si nota cualquiera de los siguientes signos de la enfermedad periodontal (de las encías), vea a su dentista inmediatamente:

  • le sangran las encías al cepillarse;
  • las encías rojas, hinchadas o sensibles
  • las encías se han separado de los dientes
  • el mal aliento persistente
  • pus entre los dientes y las encías
  • los dientes flojos
  • cambio en la mordida
  • cambio en el ajuste de las dentaduras parciales

¿Cómo puedo prevenir la enfermedad periodontal (de las encías)?
Lo bueno es que usted puede ayudar a prevenir la enfermedad periodontal (de las encías) limpiándose los dientes bien todos los días y recibiendo revisiones dentales regulares en GARZODENTAL.

Cómo mantener sus dientes y sus encías saludables:


Cepíllese los dientes bien tres veces al día.

Esto remueve la película de bacterias de los dientes. Asegúrese de usar un cepillo de dientes de cerdas suaves que esté en buenas condiciones. Las pastas de dientes y los enjuagues bucales que contienen flúor fortalecen los dientes y previenen la caries dental. 
Límpiese entre los dientes todos los días.
Limpiar entre los dientes con hilo dental u otro limpiador interdental remueve las bacterias y las partículas de alimentos de entre los dientes, donde el cepillo de dientes no alcanza. A menudo, se le puede dar marcha atrás a la enfermedad periodontal  temprana con el cepillado y el uso del hilo dental todos los días. Si usa limpiadores interdentales, pregúntele a su dentista cómo usarlos para no lastimar las encías.
Siga una dieta equilibrada.

Visite a su dentista regularmente.
Es importante hacerse chequeos dentales regulares, y las limpiezas profesionales son esenciales para prevenir las enfermedades periodontales.

La higiene bucodental tras una intervención quirúrgica bucal

Tras una intervención quirúrgica bucal, incluyendo la colocación de implantes dentales, se recomienda un cuidado especial de la higiene bucodental con la intención de evitar una sobreinfección. Aunque previamente a la cirugía se habrá realizado una higiene completa, la comunidad odontóloga incide en la importancia de la higiene bucal diaria con atención especial a la zona intervenida, aunque de forma mucho más suave. Por esta razón es muy recomendable el uso de cepillos con filamentos suaves especializados para procesos posquirúrgicos y, además, se pueden mojar en clorhexidina. También se recomienda el uso de colutorios con base de clorhexidina para el enjuague bucal al terminar el cepillado y asegura que el sangrado de encías resulta normal durante los días posteriores a la cirugía.

¿Por qué la clorhexidina?

Este antiséptico está considerado uno de los mayores aliados para la higiene bucodental. Especialistas como el doctor Xavier Calvo,Medical Advisor de Dentaid, en un artículo para la revistaDentaid Expertise, hablan de la clorhexidina como agente principal para controlar el biofilm oral en periodos posquirúrgicos. Destacó que resulta vital porque «actúa de manera activa y evita la sobreinfectación o retardo de la cicatrización de heridas», en especial, en un momento en que el estado delicado de las encías y los dientes no permite una higiene bucodental completa con el cepillo normal. En este sentido, el mismo Dr. Calvo confirmó que el uso de clorhexidina, en especial en los días posteriores a las extracciones quirúrgicas y sobre todo de terceros molares, disminuye de manera notable las complicaciones postoperatorias como la osteítis alveolar o alveolitis seca.

De forma paralela a la higiene bucodental, la comunidad de expertos en odontología coincide, también, en que se deberá tener un cuidado especial con la alimentación durante los días posteriores a una intervención. En general, se recomienda que el paciente operado siga una dieta líquida o blanda y con los alimentos a temperatura ambiente o, preferentemente, fría y, por supuesto, se desaconseja del todo el hábito de fumar e ingerir alcohol durante estos días.

Por qué es bueno usar un colutorio durante la higiene bucal?



El uso de un colutorio como coadyuvante a la higiene oral mecánica se considera un medio muy efectivo que aumenta la eliminación los depósitos bacterianos. Un colutorio es una solución acuosa con principios activos terapéuticos y determinados ingredientes que permite conseguir una higiene completa, reducir eficazmente el biofilm oral y proporcionar el máximo frescor al finalizar la higiene diaria.

Existen distintos tipos de enjuagues bucales formulados específicamente para cubrir las necesidades de cada persona. Se pueden diferenciar los colutorios de uso terapéutico, para tratar una condición específica, y de uso preventivo.

El Odontólogo puede recomendarle el colutorio más adecuado según su situación (cuidado diario, ortodoncia, encías delicadas, sensibilidad dental, halitosis oral y xerostomía).

En conclusión, el uso conjunto del cepillado con pasta dentífrica, limpieza interproximal y un colutorio eficaz garantiza el éxito en el control y prevención de enfermedades orales producidas por el biofilm oral.

Principales ventajas de los Implantes Dentales

1. Un tratamiento con implantes es una solución duradera y permanente. Las dentaduras o puentes dentales son otras posibles soluciones pero siempre más incómodas y no siempre un recurso definitivo.

2. Los implantes dentales encajan perfectamente en la encía, fijos y sin moverse, con lo cual permiten comer todo tipo de alimentos que anteriormente entrañarían problemas. Con los implantes fijos se puede comer sin miedo.

3. Por último cabe destacar la importancia estética que presentan. Son más fáciles de limpiar y aportan un aspecto saludable, limpio y sano. Los pacientes ven realzada su autoestima al verse con una sonrisa perfecta.

Desde Garzo Dental recomendamos que en caso de pérdida de pieza dental, conviene consultar a un especialista para que pueda estudiar el caso y aconsejar sobre el mejor tratamiento para el paciente. En su Garzo Dental ofrecemos primera cita, diagnóstico y estudio implantológico totalmente gratis.

5 Puntos Clave para ayudar a las embarazadas a cuidar su salud bucal



Durante el embarazo pueden aparecer diferentes patologías bucales que desde la farmacia se pueden ayudar a prevenir, evitando posibles complicaciones tanto para la madre como para el bebé.

Debido a cambios hormonales y fisiológicos, las mujeres embarazadas pueden presentar algunos trastornos bucales. El más frecuente es la gingivitis, que afecta a entre el 60% y el 75% de las gestantes(1) y que suele empeorar durante el segundo trimestre.

En su estado más avanzado –periodontitis–, la enfermedad de las encías puede estar relacionada con parto prematuro y bajo peso al nacer(2).

1. VISITAR AL DENTISTA PARA REALIZAR UNA REVISIÓN COMPLETA, tanto durante el embarazo como antes del mismo.

2. CEPILLARSE LOS DIENTES DURANTE DOS MINUTOS, DOS VECES AL DÍA O DESPUÉS DE CADA COMIDA, con un cepillo de dientes de perfil recto y filamentos suaves que respeten las encías, y con una pasta dentífrica y un colutorio específicos para el cuidado de las encías delicadas.

3. USAR PASTAS DENTRÍFICAS Y COLUTORIOS ESPECÍFICOS PARA EL CUIDADO DE LAS ENCÍAS a la hora de prevenir y tratar la gingivitis y la periodontitis mediante el uso de formulaciones con cloruro de cetilpiridinio (CPC) y la combinación de clorhexidina (CHX) más cloruro de cetilpiridinio respectivamente.

4. ADOPTAR UN ESTILO DE VIDA SALUDABLE, realizando ejercicio moderado y evitando el consumo de alcohol y tabaco.

5. REDUCIR EL CONSUMO DE ALIMENTOS AZUCARADOS, ya que su consumo repetido aumenta el riesgo de caries.

Leer más:5 Puntos Clave para ayudar a las embarazadas a cuidar su salud bucal

Es doloroso el tratamiento con implantes dentales?

No, ya que siempre se realiza con anestesia.

Para la mayoría de los pacientes es suficiente con aplicar anestesia local para evitar cualquier tipo de molestia y además realizaremos siempre el tratamiento de la manera menos invasiva posible e intentaremos que el paciente se encuentre cómodo en todo momento.

Siempre, desde los primeros instantes del estudio, durante todo el tratamiento y una vez finalizado el mismo cuando usted descanse en casa, su Equipo Implantológico evitará que tenga molestias. Escuche y siga sus consejos y comprobará como el postoperatorio transcurrirá sin problemas.

Para su tranquilidad, tenga siempre a mano el teléfono de la clínica para poder comunicar cualquier duda o problema que le surja.

 

 

 

 

 

MANTENIMIENTO = ÉXITO de los IMPLANTES

 



Los implantes dentales representan posiblemente la mejor solución a la pérdida de los dientes naturales

La implantología ha representado el gran avance de la odontología moderna. Uno de los mayores retos en la actualidad es conseguir la larga duración de los implantes en la boca.

Los problemas más frecuentes que pueden tener los implantes una vez integrados son las enfermedades periimplantarias: mucositis periimplantaria y periimplantitis. La mucositis consiste en la inflamación de los tejidos blandos y de la mucosa alrededor del implante sin signos de pérdida ósea; su evolución a la periimplantitis implica la inflamación de los tejidos alrededor de los implantes junto con pérdida de hueso, lo que podría derivar la pérdida del implante.

Hoy en día hay suficiente evidencia de que el biofilm es el factor etiológico principal de la enfermedad periimplantar.

Mantenimiento y seguimiento

Una vez llevado a cabo el tratamiento implantológico-protésico, el paciente debe realizar un programa de mantenimiento y seguimiento para asegurar el éxito de este tratamiento: conservar el implante de por vida.
Este programa de mantenimiento tiene dos pilares:

1. Una cita periódica (semestral o incluso cuatrimestral) con su odontólogo/ higienista para la eliminación de la placa dental acumulada (biofilm oral), pulido de la superficie protésica y revisión de los tejidos alrededor de los implantes y prótesis.

2. Una higiene oral correcta diaria en su domicilio para controlar la placa dental (biofilm oral). Para ello el paciente tiene a su disposición las siguientes herramientas:

· Cepillos de última generación diseñados para la desorganización de la placa dental en los implantes con una máxima precisión, permitiendo el acceso al cuello del implante-corona.
·
Como complemento del cepillado dental está la Irrigación Bucal: El uso de irrigadores bucales con clorhexidina a nivel subgingival ha demostrado ser eficaz en el mantenimiento de implantes.
Para eliminar el biofilm en los espacios interproximales también se indica el uso de sedas y cintas dentales. En presencia de puentes o rehabilitaciones completas, es necesaria la ayuda de unenhebrador dental que facilita que la seda o cinta dental, acceda a los espacios entre las prótesis y la encía.

Los cepillos interproximales, por su variedad de tamaño (diámetro) y de forma (cilíndrico o cónico), permiten el acceso a los diferentes espacios de sus dientes.

Como complemento a la eliminación mecánica del biofilm es importante el uso de un coadyuvante químico (pastas y colutorios)

Las formulaciones con clorhexidina + cloruro de cetilpiridinio están indicadas para un mayor control del biofilm oral, o bien cloruro de cetilpiridinio 0,05% para el mantenimiento. Los antisépticos pueden inhibir el crecimiento del biofilm, asegurando un nivel de placa compatible con la salud.

 

Puedo Fumar si llevo Implantes Dentales??

En pacientes fumadores los implantes dentales responden peor.

Por este motivo se recomienda no fumar.

Los efectos concretos del tabaco sobre el paciente tratado con implantes son:

- Perjudica a la cicatrización y los procesos reparativos tras la cirugía.

- Reduce el aporte sanguíneo a la zona y con ello la capacidad defensiva frente a agresiones microbianas.

- Dificulta el mantenimiento de la salud de los implantes a largo plazo, comprometiendo la duración del tratamiento.

Si usted es fumador debe ser consciente de estos riesgos y comentárselo al Especialista en Implantes antes de comenzar el tratamiento con para que, ante estos inconvenientes, los protocolos de tratamiento y seguimiento posterior se hagan mucho más rigurosos en su caso.

 

EL CONSUMO DE ALCOHOL AFECTA A LA SALUD BUCAL

Existen diversos hábitos que favorecen de forma directa la aparición de enfermedades bucales. La mala alimentación o el tabaquismo son los más conocidos, pero también tiene una incidencia importante el consumo excesivo de alcohol.

El alcohol etílico o etanol es el componente activo esencial de las bebidas alcohólicas. Además de su efecto demostrado en el organismo, también afecta a la cavidad bucal. Por un lado estaría su efecto estético: produce tinción de los dientes y genera mal aliento. Por otro, y no menos importante, estaría la aparición de diversas patologías bucales, que van desde afecciones en la mucosa bucal a caries, erosiones en los dientes, inflamaciones gingivales e incluso cáncer.

Y es que está demostrado que el alcohol, en contacto con la mucosa oral, es capaz de producir alteraciones en su morfología en forma de atrofia epitelial. El metabolismo del etanol produce acetaldehído, una sustancia química tóxica y carcinógena que daña tanto el ADN de las células como las proteínas. Ello supone un incremento de la susceptibilidad de dicho tejido frente a otros carcinógenos químicos, lo que de hecho abre la puerta a que otros hábitos cancerígenos, como el tabaquismo, afecten en mayor medida.

Es importante señalar que muchos de los cánceres de boca, garganta y laringe son atribuibles al consumo frecuente de bebidas alcohólicas. De hecho, el cáncer bucal es uno de los diez más frecuentes a nivel mundial y de los más agresivos.

El consumo excesivo de alcohol también reduce la producción de saliva, una situación que provoca deshidratación de la cavidad bucal y un aumento de la placa bacteriana que es la principal causa de enfermedades periodontales. Esa sequedad de la boca también está detrás de la aparición de la halitosis.

Las bebidas alcohólicas pueden modificar la acidez natural de nuestra boca, que ronda entre el 5,6 y el 7,6. En el caso de combinados con bebidas ácidas carbonatadas, como los gin-tonic, nos podemos encontrar con pH inferior a 2,5 –muy por debajo del rango de 4,5–, en el que los efectos de erosión y desmineralización de los dientes son evidentes.

Al efecto que produce el etanol de las bebidas alcohólicas en nuestra boca hay que sumar la alta concentración en muchas de esas bebidas de azúcares y carbohidratos, sustancias que “alimentan” la placa bacteriana, que ataca directamente al esmalte dental, lo que a su vez provoca la aparición de caries.

Es evidente que por tomarnos un vino o un combinado no vamos a sufrir patologías bucales, pero hábitos de vida en los que este tipo de bebidas sean muy habituales, acompañados de una falta de higiene bucal, pueden provocar a la larga la aparición de problemas graves de salud. Y los estudios clínicos así lo demuestran, con una presencia de periodontopatías (bien gingivitis, bien periodontitis) del 80% en personas alcohólicas.

Leer más:EL CONSUMO DE ALCOHOL AFECTA A LA SALUD BUCAL

Sonrisa perfecta: Carillas dentales



Las carillas dentales surgen como respuesta a un problema
de estética dental.

¿Qué son las carillas dentales?

Son láminas que se colocan en la parte anterior de los dientes,  su color y forma son individualizados según las necesidades del paciente para conseguir una sonrisa perfecta.

Se pueden encontrar dos tipos de carillas dentales:

1) De porcelana: Uno de sus principales beneficios es que no pierde su color con el paso del tiempo ni tampoco su brillo. Tienen la capacidad de adherirse al diente perfectamente. Estas carillas de porcelana son ideales para aquellas personas que poseen manchas de té, café o tabaco. Necesitan un par de sesiones en la clínica.

2) De composite: A diferencia de las carillas de porcelana, se requiere de una sola sesión. Pero ello trae algunas desventajas: aunque son más económicas, con el paso del tiempo pueden deteriorarse.

¿Cómo se colocan?

En una primera sesión se hace un estudio estético y de color de los dientes, posteriormente se preparan los dientes, se procede a la confección de las carillas en el laboratorio y por último se colocan con un cemento especial.

Un paso a paso que dará lugar a una sonrisa perfecta.

Hipersensibilidad Dental

 

 

 

• La hipersensibilidad dental es la sensación dolorosa que puede tenerse al ingerir alimentos o bebidas fríos o calientes
• Se produce cuando las encías se retraen separándose de los dientes o cuando hay una pérdida de encía. Esto ocasiona hipersensibilidad porque hace que quede expuesta la raíz dental, situada por debajo de la línea de la encía
• Utilice un cepillo de cerdas blandas para evitar lastimar las encías y los dientes
• En GARZO DENTAL podemos asesorarle sobre cómo evitar la sensibilidad dental y tratar su problema de manera sencilla. Consúltenos.



Algunas formas de prevenir la hipersensibilidad dental:

• Cepíllese los dientes y límpielos con hilo dental dos veces al día para prevenir la pérdida de encía
Asegúrese de limpiar cada parte de la boca, incluido el espacio entre los dientes y la zona situada a lo largo de la línea de la encía
• Cepille con suavidad y utilice un cepillo de cerdas blandas
Esto ayudará a prevenir la pérdida de encía y protegerá el esmalte dental para que no se desgaste
• Evite los alimentos y las bebidas con contenido ácido